Laura Lempert – Promo 2001

Charater Animator “Sueño que se cumplen: animando por la vida…”

 “Mi mamá siempre nos decía que Cuando una persona desea realmente algo, el Universo entero conspira para que puedas realizar tu sueño.

Y yo le creí.”

Así comenzaba la charla que di el pasado mes de Julio en “el cole” dentro del marco de Proyectarse.

Me presento:

Laura Lempert (mucho gusto).

Hace seis años que soy animadora (No animo fiestas infantiles.) Animadora de personajes, 3d.

Participe en 3 largometrajes: “La màquina que hace estrellas”, “Metegol”, y Savva. Un corto: “We need to talk about Alice”, algunas publicidades y un videojuego que está recién salidito: Master of Orion. Pongo esta info para los interesados y los curiosos.

Ahora estoy trabajando en uno de los mejores estudios de animación de España, trabajando para un proyecto de Paramount. El director de la peli fue supervisor de animación y director de animación de varias películas de Pixar… asique como se imaginaran es un sueño hecho realidad!  Estoy trabajando con animadores a los que sigo hace años leyendo sus blogs y viendo los videos de animación que postean.

Me invitaron a participar del ciclo Proyectarse, y me pareció una oportunidad para compartir con los alumnos  mi experiencia y darles aunque sea un pantallazo de lo que es el mundo de la animación; básicamente porque cuando yo estuve en su lugar, me hubiera encantado tener a alguien que me contara las cosas que les conté…algunas de las cuales no me enteré hasta después de varios años de haber terminado una carrera.

Si bien suponía que no serían muchos los que estén interesados en la animación en sí, esperaba que al compartir mi experiencia y mis aprendizajes a lo largo del camino, cada uno se pudiera llevar un poquito, por lo menos algún consejo que les pudiera servir en el futuro.

En más de una ocasión leí artículos  diciendo que la mayoría de las profesiones del futuro todavía no existen… asique si bien no sea en el mundo de la animación quizás más de uno se enfrente a la situación de no tener una ruta bien definida sobre cómo seguir.

Algo así me pasó a mí. Desde los 12 años sabía que quería ser animadora, pero en Argentina en el 2001, cuando terminé el cole y tenía que elegir un rumbo, no había carrera de animación de personajes (por lo menos que yo supiera).  Elegí una carrera que estaba ligeramente relacionada  el cine, el diseño, las artes… quedaba en Buenos Aires. Me iba a ir..  2001, corralito, cacerolazo… hubo que poner freno de mano y pensar en un plan B. Elegí otra carrera que parecía estar ligeramente relacionada a la otra que parecía estar ligeramente relacionada a lo que quería hacer. Dos años después  me di cuenta que no tanto.  Freno de mano y volantazo otra vez. Dejé la carrera y me fui a bs as (ahora sí).

4 años más tarde me recibí.

La facu me había dado una buena base de cómo llevar adelante un proyecto audiovisual, pero lo que había aprendido de animación y 3d en sí era bastante básico. Conseguí trabajo, y durante un año y medio, en mis tiempos libres hacia tutoriales para aprender 3d. Cuando llegaba de trabajar, los fines de semana.

Aprendí a animar leyendo libros y haciendo tutoriales.

En el 2010, el que había sido mi jefe el primer año que viví en bs as, estaba buscando animadores para una peli 3d.

Mandé reel,  y quedé. Estaba feliz. Ya me podía considerar animadora de personajes. Se habia cumplido mi sueño!!!

Era una producción de poco presupuesto asi que la mayoría de la gente que participaba eran juniors, pero teníamos un director de animación que es un genio, como persona y como profesional. Aprendí muchísimo.

Mientras tanto me seguía capacitando haciendo cursos: de ilustración del cuerpo humano (anatomía), de dibujo de historieta, y de improvisación en teatro.

El director de animación me vio potencial y cuando estaba terminando ese proyecto me recomendó para Metegol.

Otro sueño hecho realidad!! No lo podía creer!! Como siempre cuando entras a un trabajo nuevo tenès todo por demostrar y todo por aprender. Un poco como lo pienso yo es que cuando conseguís un trabajo nuevo, no es que lo conseguiste porque ya te lo hayas ganado sino porque te están dando una oportunidad para demostrar de lo que sos capaz.

En ese momento había empezado un curso de animación 2D y una compañera de trabajo me recomendó un curso de animación 3d online que ella estaba haciendo, el ianimate. La mayoría de los profesores son animadores de Dreamworks o grandes estudios con muchos años de experiencia. Ellos te dan clase y después corrigen tus animaciones.

 

Cada módulo del curso duraba 14 semanas.

Como la mayoría de los profes estaban en Los Angeles, por lo general las clases eran entre las 12 y las dos de la mañana! Y por supuesto que después de cada clase salìas con una emoción y una energía que no era muy fácil volverse a dormir. 
Eran tres meses y medio de animar 12 horas x dia TODOS los días. Llego un punto q me lastimé el brazo y el dedo me estuvo haciendo  click sólo, durante 4 días, incluso cuando dormía.
Fue ese ritmo por casi dos años. Tres meses hacia workshop tres meses descansaba (para no volverme loca y no perder la motivación).

Por suerte el director de animación de Metegol tenía más fe en mì que yo misma. Me fue desafiando y poniendo a prueba con cada plano que me fue dando. Y por suerte pude estar a la altura de las circunstancias porque entre el trabajo y el curso estaba aprendiendo un montón.

Después de Metegol siguieron los otros proyectos que mencioné anteriormente. Cada proyecto fue un aprendizaje en algún sentido y me dio las herramientas para el siguiente.

A lo largo del camino, inevitablemente me cuestioné 800 mil veces si elegí bien la carrera, si quizás alguna otra me hubiera hecho las cosas más fáciles, me hubiera abierto más puertas, o dado más herramientas…

Con el tiempo entendí que cada uno hace su propio camino. Lo importante es estar siempre esforzándose y capacitándose. Después las fichas se van acomodando solas.

Creo que nuestra esencia se manifiesta desde que somos muy chicos, y de alguna manera nos va marcando el camino o nos abre puertas que van enriqueciendo nuestra experiencia en este mundo. A mí de chiquita me encantaba jugar  con muñecos, actuar y dibujar en la computadora. En el cole el último día me preguntaron qué fue lo que más había disfrutado y yo respondí: inglés y teatro. Y justamente esas dos “asignaturas” (entre comillas porque el teatro era una actividad electiva) fueron las que me acompañaron en todo mi desarrollo profesional. El inglés, porque tooooodo lo que aprendí sobre animación: cursos, libros y tutoriales fueron en inglés, y el teatro porque es básicamente la esencia de mi trabajo! Lo que hace un animador es actuar a través de personajes generados por computadora.

Una sorpresa hermosa que me llevé cuando fui a dar la charla, fue ver justamente como había crecido el interés por parte del cole en darle este espacio a los alumnos; de desarrollar sus intereses personales, ya sean artísticos, musicales, intelectuales, etc.

¡Què mejor momento para ayudarlos a explorar, aprender,  expandirse y desarrollar su potencial en las diferentes áreas y ayudar a que enfoquen toda su energía y capacidad en actividades que los nutren y motivan!

Al final de cuentas, considero que lo más importante en la vida, tanto a la hora de  elegir una carrera como para tomar cualquier tipo de decisión, es aprender a escucharse! Llámenle intuición, corazón, alma o como quieran…. Pero aprendan a conocerse, a escucharse y sean felices!